A través de estas líneas quiero expresar una duda que me asalta desde hace años y que de un tiempo a esta parte se ha hecho más patente: ¿Por qué la Policía Local no es digna o valedora de portar, tener y usar armas largas de dotación colectiva?, ¿por qué se les ha vetado su uso durante tanto tiempo?

No entiendo por qué los restantes cuerpos de seguridad pública, incluso de índole privada, sí están dotados de armas largas y la Policía Local no. ¿En base a qué?, ¿a las leyes, decretos, o el reglamento de armas?, ¿a los decretos autónomos que regulan el trabajo de las policías locales en cada comunidad?, ¿a la competencia de la seguridad ciudadana?, ¿a la falta de preparación, profesionalidad, o funcionalidad? O simplemente, ¿obedece a un desconocimiento por parte de los legisladores? Desde mi experiencia, me inclino más por esta última opción.